La limpieza en la cocina

La cocina, es uno de los lugares más importantes en una casa y es esencial su limpieza debido a que es ahí donde se manipulan y preparan los alimentos que consumimos, por lo que una higiene insuficiente puede ser causa de posibles enfermedades. De poco sirve llevar una dieta saludable si los alimentos que ingerimos tienen poca higiene.

Por esto, en este blog, vamos a hablar de la limpieza de la cocina, y concretamente en este post hablaremos del cuidado de diferentes tipos de encimeras de cocina.

Las encimeras de cocina pueden ser de distintos tipos y cada uno necesita un cuidado diferente. A continuación os damos algunos consejos:

  • En las encimeras de mármol:

El mármol es un material poroso y en la cocina es una opción un tanto delicada. Debido a esto, es recomendable la limpieza inmediata de la encimera con jabón neutro y prescindiendo de ácidos como el limón o el vinagre ya que hacen que desaparezca el brillo natural de la pieda.

  • En las encimeras de granito:

El granito es un material resistente que soporta bien el calor y no se ralla con facilidad aunque debe ser cuidado para que no se pierda su brillo original. Para la limpieza del granito es recomendable la mezcla de agua y bicarbonato, lejía o amoníaco disuelto en agua. Todos sirven para desengrasar la encimera.

  • En las encimaras de silestone (cuarzo compacto):

El silestone es un material sintético y muy actual en las cocinas. Al no ser poroso es más fácil su limpieza ya que solo es necesario agua y jabón neutro. Es recomendable evitar desengrasantes o lejía ya que estos productos provocan la pérdida de brillo en la encimera.

  • En las encimeras de madera:

Las encimeras de madera son muy delicadas sobre todo con el agua y el calor. Por ello, debemos evitar que se humedezca mucho y no se deben apoyar recipientes calientes sobre la encimera  ya que puede quemarse. Para su limpieza es suficiente con un trapo húmedo y también, cada cierto tiempo se puede hidratar con un aceite especial para ello.

  • En las encimeras de corian:

El corian es un material duro, resistente e impermeable. No se suelen ver debido a su elevado coste. Su limpieza se resume en la utilización de agua y jabón neutro, y para desinfectar se puede utilizar lejía disuelta en agua. Es recomendable aclarar con agua caliente y finalmente, secar con un trapo.

  • En las encimeras de acero:

Las encimeras de acero son caras pero resistentes a la temperatura y a los ácidos. Se puede limpiar con todo tipo de productos que no sean abrasivos aunque se recomiendan los detergentes neutros. Para la suciedad incrustada se puede utilizar aceite que provocará también que vuelva el brillo natural del acero.

  • En las encimeras de formica:

La formica es uno de los materiales más económicos. Es resistente al calor y a los golpes, aunque soporta mal el exceso de agua. Su limpieza puede realizarse con cualquier tipo de producto pero sin utilizar demasiado líquido, es decir, con un trapo húmedo basta.

Esperamos que toda esta información os haya sido de ayuda y si queréis obtener más conocimientos sobre la limpieza de la cocina ¡seguid leyendo!